Indigna II

Ese día tuvimos un sueño.
Plazas saturadas de cualquier color, las manos sobre las cabezas, peinadas, despeinadas, calvas, adornadas, difusas, rapadas, todas ellas clamando al techo justicia y libertad. La emoción se apoderaba de los ojos de la muchacha sujetando una pancarta envenenada que hacía sangrar las entrañas de su receptor. La melodía de la guitarra del chico de la barba desaliñada funcionaba como conjuro, cual Flautista de Hamelin haciendo salir a las Ratas de sus guaridas, vaciando sus bolsillos para morir después, enterrándose vivas como castigo y asumiendo su culpa.
Y sí, ese día tuvimos un sueño.
Porque al día siguiente todo volvió a ser igual, y el que despegaba el papel del cristal sólo quería vender alguna revista o un chicle sin azúcar. Unos elegían verde, otros amarillo, el resto dormía con la conciencia en modo silencio manteniendo su enlace vía tuiter. Las Ratas se relamían riendo a carcajadas, sabían que la guillotina estaba tan oxidada que sus cabezas no rodarían nada bien y que su propia vara de medir no terminaría nunca incrustándose en el culo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: