El Mago

A nadie le extrañó su muerte, ni que el cuerpo nunca fuese encontrado. Al fin y al cabo era un truco peligroso y lo sabía, pero era el único que hacía bien… ni cartas ni conejos recién salidos de la chistera… ni la maldita magia Borrás. Era su truco, “El Truco”, sólo que esa última vez no pudo tan siquiera empezarlo.

Días después encontraron su camiseta donde aún se podía leer: “Soy mago: te echo dos polvos y desaparezco”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: