Cuando el ladrón sospecha

A mí me empiezan a entrar dudas cuando llegas de trabajar de la droguería dejando por el pasillo una estela aromatizada de Varon Dandy mientras corres hacia la ducha. Por no hablar de las noches en las que te despierto a las tres de la madrugada y nunca tienes ganas. En cambio tú, te quedas como si nada al meter en la lavadora mis camisas manchadas de rojo carmesí.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: