Sin alas

–Como los ángeles al caer el Sol –respondió a la pregunta de cómo se encontraba.
–¿Sin alas? –dije yo sin poder separar los ojos de sus heridas, haciendo evidente mi más completa ignorancia.
–No, sin sueño.

Ayer volví a verla, con la cabeza metida en un contenedor y la sangre aún fresca. Pero esta vez no pregunté. El tren que esperaba no la esperó y, como los ángeles al caer el sol, se había despojado de sus alas, arrancándolas de cuajo para tirarlas directamente a la basura.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: