Anda… levántate

Prisionero de su esfera. Guardián de su propio mundo, construido sobre la base de un cemento barato. Cuatro paredes enladrilladas con promesas se habían hecho impenetrables por el paso del tiempo. Una única ventana demasiado pequeña para poder mirar a través de ella. Una puerta que ya no recordaba cómo abrir.

En otro tiempo habría sido muy sencillo, conocía las palabras mágicas. Aunque ahora no serían suficientes. Las dudas pesaban demasiado para llevarlas a la espalda. Ya ni siquiera escuchaba esa voz que le ordenaba: ¡Anda… levántate!.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: