Cocodrilo

Ese tic tac que escuchamos hace rato me tenía preocupado. Sabía que algo pasaba, sobre todo porque llevábamos varias horas río arriba, el Capitán y yo solos, en aquella pequeña barca de remos, y no vimos en ningún momento nada que pudiera hacer un ruido semejante.

Sin embargo, no fue hasta la aparición del animal cuando caí en la cuenta de que mi Capitán y él ya se conocían. Todo ocurrió muy deprisa, tan sólo pude ver como lo capturaba entre sus mandíbulas y lo engullía para después marcharse nadando con un reloj de oro en una de sus patas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: