Un viaje

“Por cierto, ¿hoy es domingo?” Así se sentía más tranquilo, por eso le respondía que sí, y aunque siempre había alguien con ganas de aguarle la fiesta y deprimirlo durante todo el día, confiaba a ciegas en mi palabra. Y era jueves, pero eso a Carlo le daba igual. Cada día era uno más y, sin embargo, era el mismo. Levantarse, desayunar, salir a pasear, comer, dormir la siesta, ver la tele, cenar, dormir, volver a desayunar,…
–Por cierto, ¿mañana es lunes? –dijo un día cualquiera.
–Sí, ¿qué te apetece hacer?
–Un viaje.

Y al día siguiente, poco antes de amanecer, ya se había ido.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: