depresión

Llevaba más horas de las que nunca había llegado a contar en aquélla habitación, encerrado por su propia voluntad con la única luz que le proporcionaba una vela a punto de consumirse.
Pronto vendrían a por él. Ya no le quedaban lugares donde esconderse.
Intentó recapacitar. Qué le había hecho llegar hasta allí.
No pudo, se encontraba totalmente bloqueado.
Nada, nada, nada, nada, nada…
absolutamente nada…
nada de nada… una gran nada…
simplemente: nada…
eso es todo cuanto tenía, cuanto pensaba…
nada.
De repente, aunque sin saber el momento exacto, aquellos seres comenzaron a aporrear la puerta.
Por su frente comenzaron a caer gotas de sudor, lágrimas de sus ojos… sus dedos parecían deteriorarse…
…un agujero se formó en el suelo y no vio más…
…cuando esos seres consiguieron derribar la puerta la habitación estaba vacía…

…Todo había sucedido en un abrir y cerrar de ojos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: